CONSUMES LA CANTIDAD ADECUADA DE PROTEINA?

1. Falta de progreso

Si entrenas duro y llevas una dieta saludable, pero todavía no estás viendo progresos, es probable que estés consumiendo poca cantidad de proteínas.

Tu cuerpo utiliza proteínas para un gran número de cosas, y desafortunadamente, la construcción de músculo no es la mayor de sus prioridades. La proteína que recibes, será primero usada en otras partes del cuerpo para mantenerte viva y en movimiento. Si quieres ver crecer tus piernas y glúteos necesitas consumir entre 2 y 2,5 gramos de proteína por kilogramo de peso al día.


2. Tus heridas se curan lentamente?

Las heridas de cicatrización lenta son un signo de proteína insuficiente en la dieta. Aunque la deficiencia de vitaminas son también una causa probable a este problema, a menudo es una falta de proteínas en la dieta la razón principal.

3. A menudo te lesionas?

La recuperación después del entrenamiento es crucial para ver progresos. Si estás sufriendo constantemente de lesiones, podría valer la pena considerar introducir más proteína a tu plan nutricional.

Las personas que no consumen suficiente proteína, están en mayor riesgo de lesión debido a que éste es un nutriente esencial para promover la curación y reparación. Sin suficiente proteína, tu cuerpo simplemente no se recuperará tan rápido como debería y esto puede resultar en lesiones.

4. A menudo te enfermas

El sistema inmunitario del cuerpo, depende en gran medida de recibir suficiente proteína para funcionar correctamente. Si no consumes suficiente cantidad de este nutriente esencial en tu dieta, tu cuerpo no será capaz de fabricar glóbulos blancos que usa para defenderte contra invasores como bacterias y virus, lo que lleva a ser más susceptible a la captura de enfermedades.

5. Estás perdiendo músculo? (ATROFIA MUSCULAR)

Aunque la pérdida de músculo puede ser el resultado de un desgaste excesivo, el consumir poca proteína es el principal culpable. El músculo necesita proteína para repararse y crecer después de una sesión de entrenamiento, el perder músculo es una señal de advertencia importante de que no estás comiendo suficiente proteína en tu dieta. Cuando esto sucede, también te darás cuenta de que tu composición corporal puede cambiar a un nivel más alto de grasa corporal. Esto se debe a una disminución en tu metabolismo causado por la pérdida de músculo que hace más fácil para el cuerpo almacenar grasa. Cuanto menos músculo tengas, más propenso a acumular grasa serás.